“Energía limpia” en Honduras: violencia contra el pueblo Lenca.

El asesinato de Tomas Garcia acontecido  el día de ayer, a manos de elementos del Ejercito de Honduras, en la aldea El Achotal, Rio Blanco, resalta la represión que sufre el pueblo Lenca, al oponerse a la construcción de hidroeléctricas en su territorio. En medio de la refriega cayó herido Allan Garcia Dominguez, hijo de Tomás, el cual se encuentra en un hospital en Santa Bárbara.

La violencia estructural que sacude a Honduras, especialmente a partir del golpe de Estado del año 2009, se ha ensañado con los defensores de los bienes comunes, codiciados por la elite política empresarial, la cual tiene secuestrado al pueblo hondureño como si fuera su botín de guerra.

El estado de terror impuesto por los empresarios y fuerzas de seguridad en el territorio Lenca, finalmente cobró sus víctimas, aumentando la valentía  un pueblo que defiende sus derechos y cultura.

Con la aprobación de la Ley General de Aguas en diciembre del 2009 por el mismo Congreso Nacional que defenestró la democracia, el estado de Honduras inicio la piñata de los bienes comunes: para septiembre del año 2010 concesionó 47 ríos, posteriormente en julio del 2012 aprobó otros 24 proyectos.

El cambio de matriz de producción energética impulsado por los Estados Unidos y la cooperación internacional, ha generado la entrega de un sinnúmero de ríos a la iniciativa privada para la construcción de represas hidroeléctricas; sin tomar en cuenta factores como los cambios de precipitación pluvial que se están dando en el istmo centroamericano resultado del cambio climático.

En un reciente estudio de la CEPAL, intitulado La economía del cambio climático en Centroamérica, pone en relieve los dramáticos cambios en precipitaciones pluviales que se darán en un futuro inmediato. La información coloca en tela de juicio el futuro de las hidroeléctricas ante los severos impactos que tendrá el cambio climático en los caudales ecológicos de los ríos.

Desde la destrucción premeditada del rio Patuca, la que se viene tramando desde hace décadas, evadiendo la  consulta, previa, libre e informada (CPLI)  con los pueblos de la Moskitia, hasta la entrega de mas una docena de ríos en el territorio Lenca, forma parte de la estrategia de colonialismo interno y despojo de los territorios de los pueblos indígenas en Honduras.

Violencia estructural y rapiña territorial

La gravedad de la agresión contra los hermanos Lencas demuestra el autoritarismo de la actual administración gubernamental, la que se ha destacado por haber oficializado el estado fallido, en medio de una enorme fanfarria que va desde la creación de sus ministerios de cartón hasta la subasta del país por retazos.

A medida que se acerca el fin de la actual administración  y se observa el preludio de un nuevo golpe de estado a través del fraude, para lograr el continuismo en el plan de subasta del país; la violencia se recrudece como una estrategia donde el terror no es mas que catalizador para cimentar la servidumbre requerida por el esquema neocolonial.

Ante este nuevo asesinato la OFRANEH exige: Basta ya de asesinatos  de l@s defensor@s de los bienes comunes y un juicio a los apátridas que pretenden subastar ríos, bosques, mares; así mismo reafirmamos la lucha y defensa de la soberanía que tanto le duele a la oligarquía criolla y el capital transnacional.

Sambo Creek, La Ceiba 15 de Julio del 2013

Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s