Estudio efectuado en comunidades de Cristales y Río Negro (Trujillo) indica que Cruceros no ha generado mejoría en los ingresos del pueblo Garífuna .

 

La Ceiba, febrero 21 de 2018.- En un estudio realizado por Timothy MacNeill y David Wozniak, publicado a finales del año pasado; sobre el “Impacto, económico social y ambiental del turismo de cruceros”, efectuado en las comunidades de Cristales, Río Negro, Chachauate y Eastend, reveló que “el turismo ha empeorado la vida a los residentes de Cristales y San Martín. No ha habido ganancias netas en empleo o ingresos en ninguno de los barrios. La capacidad de los residentes de Cristales para cubrir sus necesidades y alimentarse ha disminuido. Además de esto, hubo serios costos ambientales”.

En el 2010, la comunidad Garífuna de Río Negro fue demolida por el empresario canadiense Randy Jorgensen, con el propósito de construir un muelle de cruceros Panamax; amenazando junto a la municipalidad de Trujillo de aplicar la Ley de expropiación forzosa (1913) a la población Garífuna, los que ante la peculiar situación por la cual atravesaba Honduras pos golpe y la intervención de figuras feudales asociadas al Rey del Porno – apodo con el cual se le conoce al empresario canadiense- doblegaron a la comunidad a vender sus tierras a precios irrisorios.

Como es habitual, la élite de poder local, utilizó el argumento de los enormes beneficios que conllevaría la implementación del muelle de cruceros, el que fue precedido de la compra de los hábitat funcionales de varias comunidades en la Bahía de Trujillo, incluyendo la usurpación de tierras propiedad de la comunidad de Cristales y Río Negro, por lo cual existe un caso en contra de Jorgensen, el cual se ventila desde hace años en el Juzgado de Letras de la ciudad de Trujillo.

Los comuneros de Río Negro que se opusieron a las ventas fueron objeto de una campaña sin precedente, tildándolos de enemigos del desarrollo. Algunos afrodescendientes vinculados al Partido Nacional (extrema derecha) sirvieron de cámara de resonancia del inversionista, quien ha mantenido una relación intima con el expresidente Pepe Lobo.

Honduras es uno de los países del mundo con una mayor disparidad en la distribución de los ingresos, situación que a pesar del maquillaje de las estadísticas se agravó a partir del año 2009. El factor del incremento de la violencia, especialmente en el departamento de Colón, tuvo como resultado un empobrecimiento de los sectores más desfavorecidos. Aunque aparentemente la violencia ha disminuido en los últimos años, el singular régimen feudal que impera en la zona aunado a la ausencia de un estado de ley, tiene como resultado un explosivo panorama social, acompañado de una constante represión de parte de las fuerzas de seguridad y operadores de justicia.

Los hallazgos del estudio realizado por Macneill y Wosniak confirman las aprensiones que tanto la comunidad de Río Negro y nuestra organización señalaron desde el 2010, en relación a los posibles beneficios económicos que fueron esgrimidos por Jogersen y la municipalidad de Trujillo; además del coro de nacionalistas afrodescendientes que se convirtieron en cómplices de la demolición de uno de los primeros asentamientos del pueblo Garífuna en Honduras. La puesta en práctica del discurso del “desarrollo” en America Latina ha servido para el despojo de muchos y la concentración de capital a favor de una minoría.

El estudio además expone la exclusión deliberada de las comunidades en cuanto al arribo de los turistas, a los que se les señala los barrios Garífunas como peligrosos y con un serio problema del manejo de los desechos sólidos; problema que afecta no solamente a las comunidades Garífuna, sino a todo el país, el que se ha convertido en un mar de plástico. Sin embargo prevalece una actitud racista por parte de los empresarios canadienses, que se apoderaron de buena parte de nuestro territorio en la Bahía de Trujillo, al mismo tiempo que han demostrado un permanente desdén, hasta el punto que Jorgensen en una entrevista no vaciló en declararnos extranjeros en nuestro propio país.

La OFRANEH, continua exigiendo el respecto a los derechos ancestrales del pueblo Garifuna de la bahía de Trujillo, así mismo el respeto a la consulta previa libre e informada, la cual nunca se efectuó en la comunidad de Río Negro

Dado en la Ciudad de Trujillo a los 19 días del mes de febrero del 2018

Organización Fraternal negra Hondureña, OFRANEH

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.