Asesinato de Marielle Franco, racismo y militarización

La Ceiba, marzo 18 de 2018.- El asesinato de Mireille Franco acontecido en Río de Janeiro el pasado 14 de marzo, es un crimen de Estado que forma parte de la ofensiva de la derecha latinoamericana, que no vacila en perpetrar asesinatos selectivos con el fin de desestabilizar los reclamos sociales que sacuden el continente.

Marielle, recibió cuatro impactos de bala en su cabeza, de los 13 que fueron disparados por el grupo de sicarios, los que utilizaron munición proveniente de un lote de la Policía Federal. La munición tipo UZZ-18 sin lugar a dudas provino de las fuerzas de seguridad brasileñas, las que no tomaron medida para ocultar su participación en la ejecución de una de las figuras políticas negras más prominentes del Brasil

La ejecución planificada de Marielle, causó un enorme estupor en un país donde cada año se dan más de 60,000 asesinatos, muchos de ellos a manos de las fuerzas de seguridad, las que se han convertido en una especie de escuadrón de la muerte, que demuestra como el país nunca superó la dictadura militar que supuestamente finalizó en 1985.

El golpe perpetrado desde el Congreso a Dilma Rousseff en agosto de 2106 con el advenimiento del ultra conservador Michel Temer, quien el pasado 16 de febrero militarizó la ciudad de Río de Janeiro, ante un supuesto incremento de la violencia.

El racismo estructural que afecta a Brasil tiene como indicador que un 71% de los asesinatos son de jóvenes negros, Entre 2005 y 2015 la tasa de homicidios de las mujeres blancas tuvo una reducción del 7,4 %, mientras que la de las mujeres negras aumentó un 22 %.

Brasil fue el último país en el continente en abolir la esclavitud. Fue hasta 1888 que la princesa Isabel I de Braganca, hija del emperador Pedro II de Brasil, instigo al senado para la aprobación de la Ley Aurea. Sin embargo la esclavitud en Brasil – al igual que en muchos países de América Latina- continua, no tan discretamente solapada, y el racismo se convirtió en una supuesta “democracia racial”.

La ideología de la democracia racial se inspiró en Gilberto Freyre y su ensayo “Los maestros y sus esclavos”, la que sirvió de pilar de un país de ficción donde el racismo fue superado a través de un crisol de razas. El tema del racismo nunca fue asumido por el Estado como una problemática concreta, hasta el punto que la dictadura militar en 1965 prohibió por decreto la discusión pública sobre el racismo.

Brasil uno de los países más “ricos” del continente se ha visto plagado de conflictos sociales, muchos de ellos impregnados de una fuerte dosis de racismo. Entre 1984 al 2014 la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) registró 29, 609 conflictos. En ese mismo período acontecieron 1,723 homicidios relacionados con los conflictos territoriales. Global Witness registró 477 asesinatos de defensores de la madre tierra entre 2002 y el 2014.

El retorno de la ultraderecha al poder, reafirma la utilización de la violencia como una forma de control social. Si bien a inicios del milenio en América Latino se dio una serie de gobiernos de corte “progresista”, la restauración de la derecha ha conllevado a la pérdida de los pocos avances en materia social que se habían dado en las últimas décadas.

La militarización que se ha dado en los últimos años en el continente, tiene de por sí el objetivo de resguardar los intereses de las compañías multinacionales y de la oligarquías criollas, que una vez más sobreponen su fidelidad al capital internacional a los intereses de los pueblos.

Marielle Franco como Concejal inició una fuerte campaña de denuncia contra la militarización de las favelas en Río de Janeiro. Precisamente días antes de su asesinato había denunciado al Batallón 41 de la Policía Militar, el que mantiene una reputación de sanguinarios. Desde el 2011 alrededor de 567 personas fueron asesinados en áreas bajo el control del Batallón 41. El 10 de marzo a través de Twitter, Mirelle denunció la represión ejercido por los militares en la favela de Acavi. Cuatro días después fue asesinada una de las más acérrimas defensoras de los derechos de la población negra en Brasil, tras haber asistido a un encuentro por los derechos de las mujeres negras.

Militarización y asesinatos de lideresas se ha convertido en una de las respuestas de la derecha continental a la lucha emprendida por negras e indígenas por la defensa de sus derechos y territorio. Cada día es más obvio la misoginia de los regímenes patriarcales y sus esbirros, los cuales ante la razón, responden con la violen

Organización Fraternal Negra Hondureña

OFRANEH

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.