Corredor Garífuna Sambo-Corozal zona de sacrificio ambiental

Con la inminente instalación de una planta termoeléctrica a base de bunker c, la municipalidad de la Ceiba optó por la destrucción de uno de los parajes de mayor biodiversidad en la costa norte de Honduras, además de ignorar las graves consecuencias que acarreará para la salud de las comunidades Garífunas, las que se verán afectadas por la contaminación permanente que emanará de la planta.

Como si fuera poco el abuso de la Municipalidad de la Ceiba, la ENEE y el Grupo Laiesz, los que nunca consultaron de forma previa a las comunidades que serán afectadas por la contaminación, ahora existe el rumor de la instalación de un supuesto rellano sanitario, los que en Honduras no pasan de ser crematorios.

Anuncios