El rey del Porno, la usurpación del territorio Garífuna de Trujillo y la inaplicabilidad de la ley en Honduras.

Los múltiples atropellos sufridos por el pueblo Garífuna en Honduras, forman parte de la antología de despojos territoriales que afectan a los pueblos indígenas del continente. En nombre de un supuesto desarrollo el saqueo se ha intensificado en este milenio, al mismo tiempo que la aplicación de justicia se ha debilitado. En el caso de la Bahía de Trujillo, el empresario canadiense Randy Jorgensen, se apropió de los hábitats funcionales de las comunidades de Guadalupe, Santa Fe e incluso de la misma ciudad de Trujillo; además de haber demolido parte de la comunidad Garífuna de Río Negro, para lo cual contó con el apoyo irrestricto de la municipalidad de Trujillo.

Comunidades Garífunas en Iriona rechazan concesiones mineras inconsultas en su territorio

El pasado dos de febrero, las comunidades garifunas del municipio de iriona, en una asamblea comunitaria efectuada en Cusuna, rechazaron de forma categórica las concesiones mineras no metálicas Punta Piedra I y II, otorgadas por el estado de Honduras a la Corporación Minera Punta Caxina, con el propósito de explotar los yacimientos de óxido de hierro y otros minerales existente en la serranía de Payas.