Honduras: una década de la Declaración de Naciones Unidas sobre pueblos indígenas y persecución Garífunas en Honduras.

Una vez más, la defensora del territorio Garífuna, Medelime David acudió a una audiencia ante los tribunales de la ciudad de Trujillo, acusada del supuesto delito de usurpación en un terreno comunitario, el cual fue vendido de forma fraudulenta al “empresario” canadiense Patrick Forseth, quien no ha escatimado estratagema alguna para perseguir a los líderes comunitarios defensores del territorio ancestral de Guadalupe (Funda), Colón.
La audiencia fue efectuado el pasado 11 de septiembre casualmente dos días antes del décimo aniversario de la emisión por parte de Naciones Unidas de su Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (DNUDPI), la que fue firmada por el Estado de Honduras.

Anuncios

El rey del Porno, la usurpación del territorio Garífuna de Trujillo y la inaplicabilidad de la ley en Honduras.

Los múltiples atropellos sufridos por el pueblo Garífuna en Honduras, forman parte de la antología de despojos territoriales que afectan a los pueblos indígenas del continente. En nombre de un supuesto desarrollo el saqueo se ha intensificado en este milenio, al mismo tiempo que la aplicación de justicia se ha debilitado. En el caso de la Bahía de Trujillo, el empresario canadiense Randy Jorgensen, se apropió de los hábitats funcionales de las comunidades de Guadalupe, Santa Fe e incluso de la misma ciudad de Trujillo; además de haber demolido parte de la comunidad Garífuna de Río Negro, para lo cual contó con el apoyo irrestricto de la municipalidad de Trujillo.