El clan Faraj Atala y la campaña mediática para justificar la hidroeléctrica de Agua Zarca

La Sra. Elsia Paz, ex presidenta de la Asociación de Pequeños Productores de Energía Renovable (AHPPER), aparece constantemente en los medios locales -manejados en Honduras exclusivamente por la élite de poder- tratando de erradicar la conexión existente entre el asesinato de Berta y la compañía DESA, además de hacer énfasis en la supuesta solución a la pobreza existente en el departamento de Intibuca. Al igual que Jim Yon Kim, la Sra. Paz, afirma una supuesta violación a los derechos de las comunidades al empleo y el acceso a la energía.

Hidrocarburos en Honduras, Shell y derechos humanos

La compañía Shell adquirió a BG en febrero de 2016 por us $53 billones y para el pasado 15 de agosto, Shell anunció el inicio de las perforaciones en la plataforma continental, asumiendo el trabajo de exploración iniciado por BG. La empresa angloholandesa Shell tiene una terrible reputación en materia de derechos humanos tras haber destruido el delta del río Niger, en Nigeria. Shell fue señalada como coopartícipe en el asesinato del poeta y lider Ogoni, Ken Saro Wiia, el que fue ejecutado por la dictadura de Sani Abacha en 1995, con ocho compañeros Ogoni a instancias de la Shell. Además la compañía ha sido señalada por contribuir económicamente a grupos armados que se han dedicado al exterminio de opositores a la explotación petrolera.

La farsa del “acuerdo” de Barro Blanco y la intervención colonialista del PNUD en Panamá

El día de ayer se llevó a efecto uno de los más bochornosos actos de neocolonialismo perpetrado en América Latina en los últimos años. La administración de Juan Carlos Varela firmó con la cuestionada Cacique Silvia Carrera un supuesto acuerdo en relación a la hidroeléctrica de Barro Blanco.

El informe del estado de Honduras a la OIT, hidrocarburos y la distorsión del Derecho a la Consulta Previa.

En el marco de la 105 .a Asamblea de la OIT, efectuada a inicios del mes de junio del presente año, en la ciudad de Ginebra Suiza, el estado de Honduras una vez más maquilló la deplorable situación de los pueblos indígenas, a través de un informe plagado de falacias, con las cuales pretendió diluir los grave señalamientos sobre las múltiples violaciones al Convenio 169 de la OIT. El asesinato de la líder indígena Berta Cáceres sirvió de catalizador, en referencia a las incontables denuncias presentadas por los pueblos indígenas, ante la violencia imperante y la imposición de proyectos de supuesto desarrollo, además de la distorsión del Derecho a la Consulta Previa, Libre e Informada, la cual es vital para la sobrevivencia de nuestros pueblos como culturas diferenciada.

Honduras: El reality show de la muerte de los corales en el caribe.

Mientras en los Cayos Cochinos una vez más se graba uno de los tantos realties shows que utilizan el archipiélago como escenario, los corales en el caribe como en el resto del planeta sufren del letal emblanquecimiento, como consecuencia de las altas temperaturas oceánicas incrementadas por el episodio más largo del fenómeno del Niño que se haya registrado.

“El Principio de la Misericordia” y los daños colaterales del modelo de desarrollo del Banco Mundial

La intervención del presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim el pasado 6 de abril, en el Seminario de la Unión Teológica, en la ciudad de Nueva York, refrenda la política del Banco Mundial en materia de derechos humanos, la que en los últimos años ha retornado a los desalojos masivos en nombre de un supuesto desarrollo. Utilizando el nombre de “El principio de la Misericordia”, el antropólogo y médico Jim Yong Kim se dirigió a una audiencia de líderes religiosos a quienes trató de vender la imagen del líder mundial proveniente de un sector que en su momento fue critico a las controvertidas políticas del Banco Mundial y se ha reciclado como ferviente impulsor de la energía hidroeléctrica, para frenar el aumento de temperatura del planeta.

El Asesinato de Berta Cáceres, el Derecho a la Consulta, y los Bancos FMO, BCIE y FinnFund

El asesinato de la dirigente Lenca Berta Cáceres, acontecido el pasado tres de marzo en su casa de habitación en La Esperanza, Intibuca, saca a relucir los enormes peligros que corren las personas que se dedican a la defensa del medio ambiente y los pueblos indígenas en los países que vienen siendo recolonizados por el neoliberalismo. El FMO, FiinFund y BCIE persisten en financiar un proyecto salpicado por asesinatos y ausencia de consulta entre el pueblo Lenca.