La nueva diáspora Garífuna: “DACA” y la trampa de un espejismo fatal.

A partir de diciembre del año pasado, tuvo lugar un notorio incremento de la  migración  de madres jóvenes Garífunas acompañados de sus hij@s, engrosando de esta forma el éxodo  masivo hacia los Estados Unidos, que se viene dando desde los países centroamericanos desde hace décadas.

A inicios de este año, reportes obtenidos por la OFRANEH indicaban como la estampida incluía un singular número de menores de edad, los cuales en algunos casos  optaron por tomar solos el peligroso camino hacia el norte, controlado por el crimen organizado desde hace varios años.

A pesar de las historias de extorsión, violaciones y asesinatos cometidos por las denominadas maras, el cartel de los Zetas e incluso las mismas autoridades mexicanas, los menores de edad aseguraban con toda la certeza del caso, la existencia de una ley que los protege tan pronto son arrestado por los servicios de migración estadounidense, y finalmente son entregados a sus parientes en las urbes  estadounidenses .

Al estilo de las leyendas urbanas, entre el pueblo Garífuna, se propagó la versión de la existencia de una ley destinada a impedir a las autoridades de migración estadounidense  (Immigration and Custom Enforcement – ICE por su siglas en inglés) deportar a los menores de edad y sus madres; generando  como resultado final un palpable drenaje en las comunidades  reflejado en una disminución  de la población escolar Garífuna.

Lo que al principio parecía una exageración, con el paso de los días se pudo confirmar la veracidad de la estampida que se estaba dando, llegando al extremo de comunidades donde grupos partían en “excursiones” de autobuses llenos de menores de edad y mujeres.

 

DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals) y el éxodo Garífuna

En junio 15 de 2012, Barack Obama firmó un memorandun llamando “a la acción diferida para ciertos jóvenes indocumentados que llegaron a los  Estados Unidos cuando eran niños y han cursado estudios o el servicio militar” en ese país. La acción diferida, válida durante dos años, surgió al calor de los denominados Dreamers. El DACA ha facilitado en cierta medida la estadía de cientos de mujeres Garifunas y sus hij@s en el país del norte.

 

El pasado jueves 5 de junio se abrió un nuevo periodo de reinscripción del DACA. Además, según Jeh Jhonson, -Secretario de Seguridad Nacional-  Estados Unidos “continuará aceptando solicitudes para DACA de personas que no han solicitado acceso previo al programa”. Para este año según las  proyecciones del ICE, se vaticina el arribo de más de 90 mil menores de edad no acompañados, en su gran mayoría  de origen hondureño.

La administración Obama ha manifestado en repetidas ocasiones que la horda de menores de edad arribando a los Estados Unidos está motivada por la violencia y la pobreza en Centroamérica, corroborando de esta forma el fracaso de las políticas  neoliberales y del incremento de la militarización e intervención directa de los Estados Unidos en el istmo.

 

Violencia en Honduras y las comunidades Garífunas.

A pesar del maquillaje por parte de la nueva administración estatal al índice de homicidios cometidos en Honduras, el ambiente de terror se respira en el país. La guerra no declarada contra la juventud y niñez ha dejado enormes cicatrices sociales que no se subsanan con la militarización promovida por el gobierno de Honduras y la embajada de los Estados Unidos, resultado de una sospechosamente tardía e hipócrita guerra al narcotráfico.

Los Garífunas hemos logrado mantenernos al margen del baño de sangre existente en Honduras. Las estadísticas demuestran como en nuestras comunidades existe un enorme respeto a la vida, consagrado en la cosmovisión Garinagu. Sin embargo existe un 90% de desempleo entre la juventud, una de las razones para emigrar hacia los centro urbanos de Honduras, México y los Estados Unidos.

Otro de los factores impulsando la estampida migratoria es la usurpación de tierras en las comunidades Garífunas, la destrucción de los  bancos de pesca a manos de la flota industrial, y el estado fallido inducido que ha permitido a grupos asociados con el crimen organizado apoderarse de franjas donde han impuesto sus códigos de guerra.

Honduras se encuentra sumida en un laberinto de criminalidad, donde las instituciones encargadas de velar por la justicia y seguridad se han convertido en esperpentos al servicio de una elite de poder dedicada únicamente al saqueo del estado y de los bienes comunes.

Como contraste, existe el ejemplo de Nicaragua en relación a su política de seguridad, con uno de los índices mas bajos de criminalidad en el continente, cuestionando de esta forma el mito de asociar la pobreza con la violencia. A pesar de ser países vecinos y compartir muchas de las problemáticas, la abismal diferencia en el manejo de la seguridad sin recurrir a la represión se ha convertido en un paradigma para los países del triángulo de la muerte.

 

Política migratoria errática o maquiavélica.

En una reciente reunión de jóvenes Garífuna, donde se analizó la problemática del éxodo actual, algunos de los hombres señalaron en particular la incertidumbre ante la posible utilización maquiavélica de los jóvenes migrantes como carne de cañón en las fuerzas armadas estadounidense.

El colapso de los sistemas de justicia y el incremento de la militarización de los países centroamericanos, acompañado de las catástrofes  asociadas con el cambio climático, tales como la roya del café, la erosión costera, la muerte de los cítricos y el incremento de la intensidad de los fenómenos meteorológicos, no señalan un futuro muy halagüeño para las economías de nuestros pueblos, condición que induce al éxodo. Sin embargo la migración descontrolada no servirá para resolver estas problemáticas, al contrario exacerbará las contradicciones tanto en los Estados Unidos como en el istmo.

A pesar de las supuestas buenas intenciones que conlleva la  DACA, este espejismo generará un enorme costo cultural para las comunidades  Garifunas, las que cada día ven a su juventud y niñez evaporarse en pos de eludir la violencia en Honduras y escaparse de la pobreza a la cual nos han condenado los ineptos y  retrogradas  que controlan nuestro país.

Sambo Creek, 9 de Junio del 2014

Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s